2018 fue un año para celebrar y repensar a la Universidad Iberoamericana

Jue, 13 Dic 2018
Nuestra casa de estudios fue sede de eventos de primer nivel, anfitriona de personalidades destacadas y un semillero de programas académicos y centros de investigación
  • La IBERO tuvo un año de múltiples actividades institucionales, de creación de nuevos programas educativos y la apertura de centros de investigación (Especial).
  • Inicio de las actividades por el 75 Aniversario de la IBERO (Alberto Hernández/IBERO).
  • Titulares de las cinco universidades que conformaron el Comité Interuniversitario por los 50 años del Movimiento Estudiantil (Alberto Hernández/IBERO).
  • Este 2018, el Programa de Derechos Humanos de la IBERO cumplió 20 años (Elihú Cortés Hernández).
  • El 'XIII Foro de Derechos Humanos del Sistema Universitario Jesuita’ se celebró en el Auditorio Crescencio Ballesteros (Iván Cabrera/IBERO).
  • Asistentes a la conferencia global ‘Universidades jesuitas: hacia la transformación del mundo’ (Pedro Rendón/IBERO).
  • El Plan 2030 es la pauta institucional de la IBERO para incidir y transformar la realidad (Especial).
  • El Rector David Fernández inauguró la Clínica de Bienestar Universitario (Valentina González/IBERO).
  • Maqueta de las instalaciones de la EDESI (Cristoper Enríquez/IBERO).
  • La IBERO abrió la Clínica de Evaluación Funcional y Nutricional del Adulto Mayor (Valentina González/IBERO).
  • Integrantes del Observatorio Materno-Infantil (OMI) de la Universidad (Valentina González/IBERO).
  • El GeoLab servirá para realizar proyectos dinámicos de investigación, big data y propuestas académicas (Pedro Rendón/IBERO).
  • El Programa de Seguridad Ciudadana, coordinado por Ernesto López Portillo, quiere combinar una reflexión de alto nivel teórica y una acción enfocada en resultados concretos en la práctica (Alberto Hernández/IBERO).
  • La Escuela de Café fue abierta en el Pueblo de Santa Fe (Alberto Hernández/IBERO).
  • Nueva barra de Capeltic en la IBERO CDMX (Alberto Hernández/IBERO).
  • El espacio Estudiantil KPB permite la interacción entre el alumnado de la Iberoamericana (Pedro Rendón/IBERO).
  • Jon Bergmann, padre del aula invertida (Especial).
  • Rigoberta Menchú, Premio Nobel de la Paz (Pedro Rendón/IBERO).
  • Leonardo Boff, teólogo, filósofo y ecólogo brasileño (Pedro Rendón/IBERO).
  • Nuccio Ordine, académico italiano especialista en filosofía y literatura (Pedro Rendón/IBERO).
  • Teresa Forcades, teóloga catalana (Pedro Rendón/IBERO).
  • Estela de Carlotto, presidenta de la asociación Abuelas de la Plaza de Mayo (Iván Cabrera/IBERO).
  • La antropóloga Rita Segato asistió a la IBERO (Especial).
  • Caddy Adzuba, abogada y periodista originaria de la República Democrática del Congo (Especial).
  • Patch Adams (Valentina González/IBERO).
  • La exposición de Roger Von Gunten fue montada en la Galería Andrea Pozzo (Alberto Hernández/IBERO).
  • En la imagen, Mikel Arriola emite su mensaje ante la comunidad universitaria (Pedro Rendón/IBERO).
  • Jaime Rodríguez Calderón, aspirante presidencial, se dirige a los asistentes (Pedro Rendón/IBERO).
  • Ricardo Anaya y el Rector David Fernández Dávalos intercambian impresiones (Alberto Hernández/IBERO).
  • La clausura de las actividades por los 75 Años de la IBERO se llevó a cabo en el Antiguo Colegio de San Ildefonso. De izquierda a derecha: la coordinadora de los festejos del 75 Aniversario, Mtra. Patricia Gutiérrez Franklin; el coordinador de Humanidades de la UNAM, Dr. Alberto Vital; Rector de la IBERO, Mtro. David Fernández Dávalos; y el provincial de la Compañía de Jesús en México, Padre José Francisco Magaña (Alberto Hernández/IBERO).

El año 2018 fue de mucha actividad para la Universidad Iberoamericana Ciudad de México: además del 75 Aniversario y su participación en la conmemoración de los 50 años del Movimiento Estudiantil de 1968, nuestra institución abrió nuevos programas académicos, la inauguración de centros de investigación, la organización de eventos de primer nivel y la visita de personalidades.

La IBERO se ha consolidado como una institución relevante para nuestro país —aunque joven y con mucho por hacer—, que busca construir una realidad justa, solidaria, libre, incluyente, productiva y racional, con visión humanista y de incidencia social. Con este mensaje arrancaron las actividades por el 75 Aniversario, que durante nueve meses presentó conferencias magistrales, ciclos y coloquios, y cuya clausura tuvo lugar el 27 de noviembre en el Antiguo Colegio de San Ildefonso.

Además, nuestra casa de estudios fue miembro del Comité Interuniversitario M-68, que se encargó de conmemorar los 50 años de este evento histórico. El objetivo fue alimentar la conciencia colectiva —combatir el olvido— y reflexionar sobre lo que aún falta por mejorar, en esta búsqueda impetuosa de poner al centro a los excluidos y proponer modelos diferentes al neoliberalismo rapaz.

Otros eventos relevantes para nuestra comunidad fueron el 20 Aniversario del Programa de Derechos Humanos y el XIII Foro de Derechos Humanos del Sistema Universitario Jesuita, un tema de primer orden en la agenda de la Universidad Iberoamericana, ya que es a través de la defensa y promoción que se puede lograr una sociedad más plena y una herramienta frente al abuso del poder.

Mención aparte recibe la conferencia global ‘Universidades jesuitas: hacia la transformación del mundo’, que reunió ponentes de los cinco continentes, quienes debatieron durante una semana en la IBERO Ciudad de México sobre el papel de la educación ignaciana y los retos que debe sortear para mantenerse como una alternativa en el orbe.

La Asamblea Mundial de Instituciones Jesuitas de Educación Superior, celebrada en Bilbao, España, reunió en la Universidad de Deusto a más de 300 rectores y dirigentes de las más de 200 instituciones jesuitas en el mundo. El encuentro se centró en reflexionar el papel transformador de las escuelas ignacianas.

Nuevos programas académicos y centros de estudio

Como parte del Plan Estratégico 2030, la IBERO está en constante movimiento, revisando cuáles son los temas que requieren de la visión de sus profesionales e investigadores, pues uno de los objetivos trazados en su modelo de trabajo es desarrollar programas académicos que den respuesta a las problemáticas que aquejan a la sociedad.

Este modelo institucional se basa en que todos los programas educativos, de investigación, innovación y vinculación deben dirigir sus baterías a superar obstáculos de las comunidades, a partir de un enfoque transversal en el que las áreas y los departamentos colaboren de forma conjunta. El objetivo, entonces, es alinear el quehacer académico con la realidad para incidir en ella.

En este calendario, se abrieron las licenciaturas en Actuaría, y la de Sustentabilidad Ambiental; mientras que a nivel posgrado se presentaron la Especialidad en Transparencia, Rendición de Cuentas y Combate a la Corrupción y la Maestría en Dirección Integral de Negocios. También se hizo oficial la carrera de Técnico Superior Universitario en Gestión de Proyectos Sociales.

Con la finalidad de hacer investigación y proponer nuevos paradigmas, se inauguraron el Centro Transdisciplinar Universitario para la Sustentabilidad (Centrus) —que desarrollará propuestas y proyectos sobre el tema—; la Clínica de Bienestar Universitario —que dará atención a trabajadores de la Universidad—; y la Escuela de Emprendimiento Social (EDESI) —que buscará modelos de negocio a partir de las personas y no de la ganancia—.

También se presentaron la Clínica de Evaluación Funcional y Nutricional del Adulto Mayor, cuya labor será dar atención y estrategias de cuidado a este sector de la población; el Observatorio Materno-Infantil, enfocado en crear una plataforma que derive en propuestas de políticas públicas; el Laboratorio de Sistemas de Información Geográfica y el Programa de Seguridad Ciudadana, cuyo objetivo es contribuir a la construcción de una política de seguridad integral que tenga, además, un enfoque en derechos humanos.

La IBERO impulsó la creación de la Escuela de Café en el Pueblo de Santa Fe para capacitar, certificar, dar asesoría y acompañamiento para el emprendimiento social en la industria cafetera; además, se instaló una nueva barra de Capeltic en nuestra sede y se acondicionó el espacio lúdico Estudiantil KPB, donde el alumnado puede descansar, convivir y organizar sus labores diarias.

Se firmó el Convenio de Honor para instituir el Seminario Internacional Thizy por el Bien Común, cuyo objetivo es desarrollar y consolidar un foro dedicado a discutir y promover, permanentemente, el valor del bien común en nuestra sociedad. Además, se hizo el relanzamiento del Protocolo para la Prevención y Atención de Violencia de Género.

Área vital por la búsqueda constante de desarrollo profesional y humano fue la Dirección de Educación Continua, que se convirtió en proveedor corporativo de procesos formativos por demanda. Los diplomados para capacitar a servidores públicos en protección de datos personales, el vínculo con el Poder Judicial para impartir cursos sobre derechos humanos y la relación con la CDHDF para abordar temas de libertad de expresión destacaron por su línea social y de derechos humanos.

La Universidad Iberoamericana Tijuana abrió dos nuevas ofertas académicas: la Licenciatura en Administración de Negocios Internacionales y el programa de Ingeniería Transicional, que se ofrece en la Unidad de Educación Especializada, misma que fue inaugurada este año; además, renovó el plan de estudios de la Licenciatura en Comunicación. También se lanzó la convocatoria para la primera generación del Programa de Emprendimiento Social 2018, cuyo objetivo es brindar herramientas y conocimientos para el desarrollo de empresas sociales.

Por su parte, el Tecnológico Universitario del Valle de Chalco (TUVCH) fue actor principal para consolidar la oferta de académica de carreras técnicas en el país. El vínculo entre el TUVCH y la IBERO ha reafirmado el compromiso de ofrecer educación de calidad a sectores desprotegidos que permitan condiciones suficientemente dignas para su desarrollo.

Visitas que dejaron huella

Parte esencial de la vida universitaria es la visita de personalidades que destacan por su labor académica, social y de pensamiento. Este 2018, se presentaron ante la Comunidad IBERO nombres de la talla de la Premio Nobel de la Paz Rigoberta Menchú; los filósofos Leonardo Boff y Nuccio Ordine; la teóloga Teresa Forcades; el padre del aula invertida, Jon Bergmann.

Estuvieron presentes el sociólogo Manuel Castells; la presidenta de las Abuelas de la Plaza de Mayo, Estela de Carlotto; la defensora de los derechos humanos y Premio Príncipe de Asturias 2014, Caddy Adzuba; la antropóloga Rita Segato; el artista plástico Roger Von Gunten y el activista social Patch Adams, sólo por mencionar a algunos.

Entre las actividades más importantes de este años tuvimos la visita de los candidatos presidenciales Ricardo Anaya y Jaime Rodríguez Calderón, ‘el Bronco’; así como los siete aspirantes a la Jefatura de Gobierno de la Ciudad de México, encabezados por quien a la postre se convirtió en la titular del puesto en la capital del país, Claudia Sheinbaum.

Durante las elecciones de este ciclo, la IBERO dio muestra de cómo desde la academia se pueden hacer ejercicios dinámicos y para ello creó la plataforma Observación Que Sí Cuente, una propuesta ciudadana para vigilar el proceso electoral, obtener datos en tiempo real y la creación de bases de datos para el análisis y estudio de académicos e investigadores.

Con el año que termina, se consolida la vocación humanista de la Universidad Iberoamericana y se abren nuevos retos. Como dijo el Rector David Fernández Dávalos, el principal compromiso es transformar a México “desde el poder de la docencia, la investigación, la vinculación y la innovación”, con el fin de alcanzar un “país más humano, solidario, justo, productivo, incluyente y feliz”.

Iván Cabrera